Contexto

1 de cada 5 personas en el mundo es diagnosticada con problemas psicológicos como  estrés, insomnia, ansiedad, depresión o estrés post-traumático. El mundo está en urgente necesidad de mejores prácticas de salud mental en el entorno laboral.  

Antes del COVID la necesidad era inminente. Durante y después del COVID, la necesidad es urgente. El aumento de la presión en el entorno laboral y personal, la incertidumbre financiera,  la crisis de salud global y la saturación mental exigen un cambio en las dinámicas actuales. Es realmente un momento crítico para todos: cambios en rutinas, pandemia, pantallas, incertidumbre, miedos y encierro. 

 

Para abordar las necesidades más inminentes en salud mental necesitamos nuevos espacios y experiencias para superar el estrés, la depresión, el agotamiento, la falta de vitalidad y otros problemas psicológicos. 

La medicina tradicional apoyada en fármacos ofrece a menudo una respuesta reaccionaria ante las sintomatología psicológica de las personas. A menudo estos tratamientos se vuelven insostenibles ya que pocas veces integran el estilo de vida o los aspectos psico-sociales, espirituales o emocionales. 

El yoga, mindfulness y la meditación han demostrado ser una forma eficaz de reducir el estrés y promover la salud general: física y mental. Está respaldado por la ciencia y los profesionales de la salud. Ayuda a reducir el dolor crónico, estimula la respuesta del sistema inmunológico, regula la presión arterial, mejora la flexibilidad y el equilibrio, combate la depresión, mejora la calidad del sueño y la salud del corazón.

1 de cada 5 personas en el mundo es diagnosticada con problemas psicológicos como  estrés, insomnia, ansiedad, depresión o estrés post-traumático. El mundo está en urgente necesidad de mejores prácticas de salud mental en el entorno laboral.  

stressed-businessman-adobestock-11942084